De la conocida frase “somos lo que comemos”, se puede intuir la importancia de la alimentación para mantener una buena salud. Con los consejos nutricionales, se pueden tratar y mejorar muchas patologías: tendinitis, cefaleas, dolor, fatiga y otros síntomas correlacionados.

Todo lo que ingerimos a lo largo del día representa una medicina o un tóxico en potencia para nuestro organismo. Es importante conocer que el nutriente no es sólo una fuente de energía para el organismo, sino que además nos puede ayudar a una regeneración celular o, por el contrario, favorecer una degeneración y/o muerte celular.